jueves, 23 de abril de 2015

8 Trucos para encontrar la concentración en época de exámenes

¡Démosle oficialmente la bienvenida a la época de exámenes y a los agobios!

En este momento, lo único que queremos es tener una varita mágica que nos ayude a memorizar todo, por arte de birlibirloque, y con rapidez. Pero lo siento chicos, eso no existe.

Lo que si existen son técnicas de estudio y trucos, que te pueden a ayudar a ser más eficiente en tus horas de estudio y te ayuden a encontrar la concentración.

Pero, ¿qué es la concentración?

Podríamos definir la concentración como un enfoque, hacia algo en concreto, a corto plazo.
Y tú eres el único que tiene el control, sobre ti mismo, para decidir si puedes concentrarte o no.
Los agentes externos no son los que te distraen, es tu mente la que decide que ellos se merecen tu concentración, en vez del libro tan aburrido que tienes delante de tus narices.

La concentración es el paso intermedio entre la inteligencia y la memoria. Ambos serían imposible sin la concentración.


PERO HAY UNA BUENA NOTICIA, la concentración es un músculo. Y como tal, puedes ejercitarlo.

Así que a ponerlo en marcha.





1. Fuera las distracciones
Hemos dicho que la concentración es algo que tu mismo puedes lograr, si quieres, con tu propia cabeza. Aunque he de decir, que esto es verdad hasta cierto punto.
Existen las distracciones y las interrupciones, que no son lo mismo y es lo que nos hace salir de nuestra concentración.
Las interrupciones son cosas importantes que llaman nuestra atención, y que hacen que dejemos algo de lado para atender especialmente estas cosas. Las distracciones son todo lo demás.
El ruidito de los tacones de fondo, la mosca que ronda por nuestro escritorio o el mensaje de Whats app del móvil.
Pero esto puedes evitarlo: Utiliza tapones para el ruido, acomódate en un lugar que se óptimo para el estudio, evita los aparatos (como móvil, ordenador) que desvíen tu atención.....
Conócete y actúa en pro de tu concentración!


2. ¿Qué es lo más importante? PRIORIZA
Parece un punto estúpido, pero es totalmente necesario.
Antes de ponerte a estudiar, analiza, ¿qué es lo más importante? ¿qué es lo que más atención y concentración necesita? Haz una lista.
Cuando empiezas una tarde de estudio, al principio estás más fresco y tienes más capacidad, así que organízate para estudiar por orden de prioridad.


3. Céntrate en una sola cosa y ¡di adiós a la multitarea!
Esto es simple lógica. Cuando tienes muchas cosas en mente y las quieres hacer todas, empezarás dejando cosas a mitad, que nunca acabarás. Ve paso por paso, cosa por cosa.
Termina una, antes de empezar la siguiente


4. Establece las interrupciones, cuando planifiques una tarde de estudio
Los descansos son tan importantes como el estudio. Si no dejas airear a tu mente, llegará un momento en el que la saturación no te dejará seguir avanzando con la materia.
Prográmate descansos de 15-20 minutos a mitad del estudio. Notarás el cambio.


5. Trabaja en bloques
Es la mejor manera de sentir que empiezas y terminas un trabajo.
Prográmate, 2 horas de una materia, descansa 15 minutos, 2 horas de otra materia, descansa 15 minutos, 2 horas de otra materia...
Que tu trabajo tenga un inicio y un fin, en el mismo día, aunque mañana tengas que seguir estudiando.


6. Haz de tu esfuerzo, una recompensa
Todos conocemos el juego "Candy Crush". Un juego que consiste en hacer un circuito (que cada vez van haciendo más largo), pasando por diferentes pantallas y mundos.
Al superar cada pantalla, después de estar un tiempo y muchos intentos, nos sentimos recompensados, porque podemos continuar el camino.
Haz de tu estudio un camino y de cada apartado estudiado, una fase que has superado.
¡Hacer de tu estudio un juego funciona!


7. Ayuda a tu cerebro con vitaminas
Está claro que los suplementos vitamínicos no te van a dar nuevas, ni mayores capacidades, pero si te ayudará a compensar el desgaste que hace tu cerebro durante las horas de estudio.
Hay gran variedad de complejos vitamínicos, que no necesitan prescripción médica, que te pueden ayudar a afrontar un largo día de estudio.


8. Evalúate, al principio, a mitad y al final del camino
Es cierto que necesitamos una planificación al principio del camino, en el que se fijen objetivos, metas y métodos de obtención, pero también debemos hacerlo a mitad, para evaluar si estás siguiendo los métodos y si estos te están dando el resultado deseado, para continuar o modificar el camino.
Es necesario, de vez en cuando parar y observar.





Espero que nuestros consejos os sirvan de ayuda y podáis encontrar la concentración necesaria para afrontar esta dura época.

jueves, 5 de marzo de 2015

7 Trucos para leer con más frecuencia y comprender mejor

"La lectura es para la mente, lo que un viaje para el cuerpo"

Y si nunca has tenido este sentimiento, es que no has encontrado el libro perfecto.
Pero existe, te lo prometo.

Existen libros, que te quitan el hambre y el sueño, y que sólo vives por y para seguir leyendo una palabra más, porque tu mente sólo vive pensando en la historia que está viviendo.

Así que para los que no lo hayáis encontrado, o lo encontrasteis pero queréis un poquito más... Aquí os dejo 8 trucos para recuperar el buen hábito de la lectura.



1. Busca un tema que te guste

Es primordial, que para que la lectura se te pegue en la cabeza, y te quedes enganchado a tu libro, sea un tema que te atraiga o que te apetezca, por algún motivo en particular o una situación personal, leer un determinado libro.
Hay momentos en los que te apetece leer sobre asesinatos, otras sobre amor, otras sobre el funcionamiento del sistema nervioso...

2. Sitúa el libro en cuestión, en algún lugar que te guste pasar tiempo.

A mi, por ejemplo, me gusta leer en la cama, así que siempre tengo un par de libros en la mesita de noche, por si me apetece alargar el brazo y echarles un vistazo.


3. Establece metas en tu lectura

Una vez tengas pensado el libro que te apetece leer y estés acomodado en el lugar donde te gusta leerlo, deberías establecer un tiempo máximo en el que leerte el libro.
Si el tema te interesa y la lectura es buena, seguro que terminarás mucho antes de lo esperado.

4. Hazte fan de la lectura electrónica

En cualquier tablet o Ipad tienes una gran selección de libros, de muy diferentes temáticas, que podrás leer desde el sofá de casa, sin moverte, y a un precio mucho más económico.


5. Acércate a la biblioteca de tu ciudad o pueblo y sácate el carnet de Socio

Si te interesan otros temas que no puedes encontrar desde tu tablet, porque son más específicos, o más antiguos o de ámbito privado, te aconsejo que te acerques a la biblioteca, que seguro hay en tu pueblo o ciudad y hazte socio. Podrás encontrar verdaderas reliquias.

6. Crea tu propio 'club de lectura'

Queda con unos cuantos amigos o conocidos, una vez cada dos semanas, poneros de acuerdo en un libro y el día de quedada, exponéis vuestras sensaciones, lo que os ha parecido y la opinión que os merece. Sacaréis detalles, que seguro tú solo, jamás lo habrías conseguido.

7. Haz de la lectura un refugio personal

Tienes que ver el momento de la lectura, como un momento en el que tu mente y tu cuerpo, salen del mundo y se concentran solamente en leer. En vivir el libro y sentirlo.


2 CONSEJOS QUE SEGURO TE SON ÚITLES 


Si lees un LIBRO DE FICCIÓN: Lee en una zona tranquila. No creas que puedes hacer un millón de cosas a la vez que lees, o con la televisión puesta y el ordenador encendido. Si estás leyendo, céntrate. Si no, estarás perdiendote cosas de la historia

Si lees un LIBRO DE NO FICCIÓN: Toma notas, subraya, recuadra palabras... Todo lo que sea necesario para comprender al 100% lo que estás leyendo. Incluso, a largo plazo, busca en libros diferentes, algún tema que te haya impactado o que te gustaría completar conocimientos.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Estudia menos, estudia mejor. 7 formas de retener más materia en menos tiempo

A la hora de ponerte a estudiar materia nueva, puede llegar a ser abrumador cuando se piensa en la cantidad de tiempo que necesitamos para comprender todo y recordar términos, antes desconocidos para nosotros.

Si sigues los consejos que te plasmo a continuación, te ayudaran a mantener la concentración y recordar más materia. Atentos:



Fragmenta tus sesiones de estudio
Tu capacidad de retener información disminuye después de unos 25-30 minutos, por lo que deberías dividir tu estudio en varias sesiones.
Por ejemplo: haz 4 sesiones al día de 30 minutos cada una y deja unos 10-15 minutos entre una y otra. Prémiate con actividades divertidas durante esas pausas.

Tome notas
Encuentra un método para tomar notas que realmente funcione para tu forma de estudio y, amplia estas, después de cada sesión de estudio, con el fin de aumentar la retención y comprensión.

Debes saber diferenciar el 'reconocimiento' del 'recuerdo'
El reconocimiento provoca el recuerdo de algo, y eso es algo que no se aprende haciendo un examen. Estudia de forma activa focalizando en el recuerdo. Autoevaluate e intenta no mirar las notas destacadas.

Prepárate para enseñar lo que has aprendido
Si tu puedes explicar y enseñar a otra persona lo que has estudiado, aunque sea con tus propias palabras, es una muy buena señal.
Di la lección en voz alta, escúchate.

Lee de manera efectiva
Con la mera lectura de un libro no es suficiente.
Utiliza el siguiente método: Encuesta, pregunta, lee, recita y revisa. Es una buena forma de retener la información.

Dedica un área exclusivamente para el estudio
No estudies donde haces cualquier otra cosa. No estudies en la cama, ni donde juega con tus amigos, o delante del ordenador, si sientes que distrae, o viendo la tele...

Por último, divide todo lo aprendido en dos categorías: hechos y conceptos. 
Los hechos son cosas que puedes llegar a olvidar y son necesarios ciertos recursos o formas de estudio, para poder recordarlos.
Los conceptos es el pegamento que hace que algo adquiera sentido, por lo que es la parte más importante del estudio. Los conceptos son el comienzo de cualquier cosa que se vaya a estudiar, y una vez que los aprendes, no podrás sacarlos de tu cabeza.


Deja de perder horas de estudio. Estudia de forma inteligente

jueves, 15 de enero de 2015

8 cosas que hacer para sentirte menos estresado

A menudo recibo comentarios de situaciones de agobio y estrés, acerca de como tratar el tema de los estudios.

Así que, a continuación, os propongo una lista de 8 cosas que hacer para sentirte menos abrumado cuando alcances el punto máximo de estrés y pienses que no puedes más. Aplicable no sólo a los estudios, si no a todos los ámbitos de la vida.



1. Acepta que no siempre puedes hacerlo todo
El día tan sólo tiene 24 horas, lo que para la mayoría de nosotros, por desgracia, no es suficiente tiempo para hacer todo lo que queremos o debemos hacer.
Así que centra tus esfuerzos en lo que realmente es importante para ti, aunque debas renunciar a otras cosas. Priorizar en las cosas que te reconforten y te hagan feliz.

2. No tengas miedo de pedir ayuda
Delega en otras personas, por ejemplo, si sientes que no das a basto con las responsabilidades de tu vida personal, contrata a alguien para que te ayude con tu casa, y si es en tu vida profesional, contrata a un asistente para que te ayude.
Tampoco tengas miedo de pedir ayuda a tus amigos y familiares. Seguro que tu también estarías disponible para ellos si ellos te necesitaran.

3. Haz ejercicio
Las investigaciones sugieren que el ejercicio regular, puede ser un paseo diario a paso ligero o media hora de gimnasia fuerte al día, aumenta el nivel de serotonina en el cerebro y el cerebro produce endorfinas, las cuales ayudan a un mejor estado de ánimo.

4. Puedes decir "no" cuando creas oportuno
Si siempre dices "sí" a todo, vas a tener tantas cosas que hacer, que es probable que te encuentres  abrumado muy rápidamente.
Así que una vez más, da prioridad a lo que realmente te importa, y ten presente que si dices "no" a algunas cosas, no estarás siendo grosero, y además notarás que tendrás más energía para  las cosas que realmente te importan y te hacen feliz.

5. Divide tus tareas, con el fin de facilitar tu trabajo
Es cierto que realizar un trabajo de 100 páginas, y que además te quede bien redactado, con sentido estético y que haga al lector quedarse atrapado, te va a costar mucho, pero si divide el trabajo a 10 páginas cada día, todo será más fácil y te sentirás menos agobiado.
Otro ejemplo, sería intentar perder peso. Si tu médico te ha dicho que necesitas bajar 20 kilos, no quieras hacerlo inmediatamente, "Roma no se conquistó en un día". Ponte una meta y actúa, por ejemplo perder un kilo a la semana.

6. Organízate
Si dejas las tareas que hay que hacer para el último momento, te estarás casi garantizado estrés.
Cuando esto sucede, pueden ocurrir tres cosas: o bien que no acabas lo que deberías; lo harás mal; o habrás sacrificado las horas de sueño necesarias, como para estar desquiciado.
Pase lo que pase, vas a sentir mucho estrés y ansiedad.
Por otra parte, si tomas el tiempo para organizarte y planificar el futuro, eliminarás una gran cantidad de presión, que tu mismo te estás creando.

7. Coge tiempo para disfrutar con tus amigos y seres queridos 
Siempre he creído que pasar tiempo con la gente que esta cerca de ti, proporciona un descanso en tu mente, de todas las otras cosas en tu vida, las que te hacen sentir abrumado.

8. Haz cosas que te relajen
Puede ser desde leer un buen libro, realizar una actividad deportiva, comer con tus amigos o dormir durante 8 horas seguidas (algo totalmente necesario todas las noches). En definitiva, cosas que te hagan desconectar de tu vida o del foco de estrés.

lunes, 5 de enero de 2015

8 principios clave para organizarte y aprovechar el tiempo al máximo

Foto Flickr.com

1. Establecer metas
Esta es una práctica muy común entre los individuos organizados. Sin un propósito específico, no te embarcas en un viaje o te comprometes con un proyecto.

Hacer un plan no garantiza necesariamente que vaya a ir todo perfecto, pero ayuda a canalizar tus pensamientos y tu energía en la dirección correcta. Tampoco está de más tener 'un plan b' de respaldo, para que no te desanimes si las cosas no salen como pensaste.


Consejos de estudiantes.info

- Escribe tus metas (da igual de qué ámbito sean, pero si debes tener en cuenta si tus propósitos son a largo, medio o corto plazo. A partir de ese punto, crea un plan de acción)
- Prioriza
- Establece fechas de entrega (de ese modo, siempre habrá un día en el que has de acabar tu objetivo y así poder pasar al siguiente)
- Ayúdate de alguien (teniendo a alguien al lado con objetivos parecidos a los tuyos o que simplemente te dé apoyo, te sentirás motivado para seguir adelante)
- No pospongas las cosas


2. Ante todo, una actitud positiva
Al establecer unos objetivos para organizarnos, siempre encontramos dificultades. Puede ser agotador si estás acostumbrado a improvisar y ahora estás tratando de ir por el buen camino.

Un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Concordia reveló una correlación positiva entre el optimismo y la capacidad de regular la tensión. Comprendo que en muchas ocasiones, nos cuesta ser positivo, pero debemos intentar cambiar tu actitud y ponerle una sonrisa a la vida.


Mantras de estudiantes.info que te ayudarán a ser positivo

"Cada paso me lleva a donde quiero llegar"
"Me encantan los desafíos y todo lo que aprendo cuando los supero"
"Sé que con tiempo y esfuerzo, podré lograr lo que me proponga"


3. No seas tan perfeccionista
La gente suele confundir organización con el perfeccionismo. En realidad, ser un perfeccionista requiere girar la rueda sin fin, lo que puede significar un sinnúmero de horas perdidas en tareas improductivas.

No te estoy sugiriendo que a partir de ahora seas un auténtico desastre y dejes todo a medias y mal. No, debe haber equilibrio. Pero no debes consumirte con hacerlo todo perfecto, tanto que olvides tus prioridades.

Según un estudio realizado por miembros de la Asociación de Ciencia Psicológica, el perfeccionismo también puede ser perjudicial para tu salud. Algunos de los efectos son la insatisfacción corporal, la fobia social y el estrés innecesario.


4. Utiliza un calendario
Los calendarios pueden ayudarte mucho, para que tus días, meses o año, sean productivos y puedas hacer lo que te propongas. Las personas desorganizadas, que no utilizan agenda, terminan diciendo que sí a cada invitación atractiva, sin darse cuenta que están dejando menos tiempo para ejecutar sus objetivos.


Maximiza tu tiempo con estudiantes.info

Programa las tareas más importantes al comenzar el día para aumentar las posibilidades de realizar tu trabajo, antes de encontrar distracciones. Para mejorar la concentración y la productividad, dedica bloques de tiempo a tareas específicas. Deja espacios vacíos en tu programación diaria para recrearte, recuperar trabajo, o cualquier otra obligación imprevista.


5. Organiza y limpia tu alrededor

Una vez organizados tus pensamientos, es el momento de organizar y limpiar tu espacio. Hay varios estudios contradictorios sobre el impacto del desorden en la productividad, pero todos ellos sostienen que limpiar el desorden son de suma importancia. Proporcionan un soplo de aire fresco


6. Diferenciar 'necesidades de deseos'
Saber la diferencia entre ambos, es un principio básico y sin duda ayuda a minimizar el desorden.


7. Un poco de relax
A menudo nos creemos superhéroes y tratamos de hacerlo todo, sólo para darnos cuenta, que has llegado a la cima y debes tirar la toalla. Para colmo de males, un estudio de la Universidad de Stanford, sugiere que la multitarea no sólo es contraproducente, sino que además, dificulta la eficiencia y el rendimiento, ya que nuestros cerebros no están preparados para concentrarse en varias cosas a la vez.

Hay momentos en los que debes parar, darte cuenta de que lo que llevas es demasiado, dar un paso atrás y reorganizarse. ¿Te vas quedar atrás en tus proyectos? Puede que si, pero cuando estás saturado, es necesario hacer una pausa y evaluar la situación para determinar qué cambios eran necesarios.


8. Deja de ser un fanático del control
Delega. Porque sólo las personas que trabajan en equipo saben lo que es un trabajo bien hecho.

Ayúdate de alguien que haya experimentado con la materia y que tenga todas las credenciales adecuadas para el trabajo, porque te reducirá al mínimo el riesgo de problemas importantes y tu podrás dedicar tu tiempo a las cosas que sean importantes para ti.

Además, cuanto más tiempo pasas haciendo las cosas que detestas o te abruman, menos tiempo disponible tienes para las cosas que realmente te importan o te gustan. Date cuenta que el tiempo es tu bien más preciado y no debes malgastarlo en tareas que conlleven un estrés innecesario.

jueves, 4 de diciembre de 2014

6 formas de mantenerse concentrado



1. Debes ser limpio y ordenado
Si piensas que la concentración no tiene nada que ver ni con el orden ni la limpieza, no puedes estar más equivocado. Para ser productivo, debes asegurarte que el espacio que utilizas para estudiar, habitación y escritorio, está ordenado, limpio, cómodo y bien iluminado.

2. Centrate en una sola tarea
Hace poco leía que la "multitarea" o hacer muchas cosas a la vez, nos bloquea y nos hace querer dejar todo a medias. Así que cuando te veas superado, para un momento y céntrate en una sola cosa.

3. Silencio
Cuando estes estudiando deberías apagar la radio o televisión. Cosas que la mayoría considera como "ruido blanco" puede estar enturbiando tu estudio, más de lo que crees

4. Toma descansos
Uno de los consejos que más damos en el blog es, que dentro de tus horas programadas para estudiar, también programes descansos. Son tan necesarios como las horas que inviertes en estudiar

5. Practica un mantra
Para cuando nos sintamos alterados y saturados, es necesario tener un papel a nuestra vista en el que podamos leer, algo así como "tranquilo, tu puedes". Cada uno puede hacer su propio mantra, pero este debe aportarnos tranquilidad y serenidad.

6. Deja fuera la tecnología
Apaga o silencia tu teléfono móvil y olvídate del ordenador/ipad/cualquier-cosa-que-te-distraiga. Es cierto que mucha gente estudia y trabaja con la tecnología, pero si no eres capaz de utilizarla para lo justo y necesario, te aconsejo que alejes la tecnología de tu estudio.

martes, 2 de diciembre de 2014

5 actividades poco convencionales para realizar durante vacaciones

Todos deseamos que lleguen las fiestas de Navidad, vacaciones de invierno/verano, semana santa... Tiempo libre, en definitiva, para poder desconectar y poder recargar las pilas.

Pero, de repente, en el colegio nos cargan de ejercicios y trabajos para hacer en casa y nuestro tiempo libre, se recorta al -70%. Personalmente pienso que este tiempo debería aprovecharse para hacer las cosas que realmente te gusta hacer, y con esto no me refiero a sentarte en el sofá y no hacer nada. Puedes hacer actividades que te motiven y además te aporten, tanto conocimientos como experiencia.

A continuación, te comento hasta 5 actividades que hacer para que tu tiempo libre sea, además de divertido, constructivo.



Lee un libro, un periódico, revistas... cualquier cosa, pero lee
Da igual el contenido, la extensión o el idioma en que leas, el único requisito que debe cumplir es que te interese lo que cuente.
Debes elegir un libro que se capaz de abstraerte y atraparte en sus páginas. No hace falta que lo devores en dos días, puedes leer cada día un capitulo, pero verás que si realmente te gusta, no podrás salir del mundo de las palabras.
Lo mismo con la prensa, además descubrirás cosas que te gusten y que odies.

Descubre un canal nuevo de televisión que jamás hayas visto antes
Existen millones de opciones, de variada temática para elegir en la televisión. Es cierto que existe mucha tele-basura, pero es una forma de crear opinión y criterio.
Observa distintos canales-programas y créate una opinión al respecto.
Que no te cuenten las cosas, forma un criterio sobre las cosas, por ti mismo.

Cocina un plato nuevo
Porque existen muchísimos platos que seguro jamás has cocinado.
Busca una receta nueva, ve al supermercado, tómate tu tiempo, y luego llega a casa y hazlo, incluso, cambia ingredientes a tu gusto, se creativo, haz algo diferente, prueba, sé arriesgado....
Además de todo esto, si tu plato te sale rico, disfrutarás y harás disfrutar al resto. Si no te sale como había imaginado, sabrás a la próxima lo que debes y no hacer.

Sal a la calle y descubre el mundo que te rodea en tu soledad
Ya estes en tu casa/barrio o te hayas escapado unos días de vacaciones a otra parte, sal a la calle y explora lo que hay a tu alrededor.
Hazlo solo. Serás capaz de apreciar olores, colores y formas, que si vas con alguien dejarás pasar por alto seguro.
Observa, aprecia, aprende...

Interactúa con gente nueva
Da igual la edad, el sexo o los intereses, es muy importante conversar y compartir opiniones y sentimientos con la gente. Aprenderás que tu forma de pensar no es la única que hay y que hay tantas visiones de una misma cosa, como personas hay en el mundo.

martes, 18 de noviembre de 2014

6 Estrategias para crear nuevas ideas




Escribe con libertad
Coge una hoja de papel en blanco, el utensilio con el que más cómodo te sientas escribiendo (lápiz, bolígrafo, pluma...) y ponte el cronómetro, por ejemplo, con 15 minutos de tiempo.
En la parte de arriba de la página, pon como título el problema a resolver, por ejemplo, "Cómo hacer un vestido"
Di esas palabras en voz alta y lentamente, gesticulando. Pon en marcha el cronómetro y empieza a escribir todo lo que se te pase por la mente, olvídate de escribir bien, de si las palabras están mal dichas o si te faltan acentos, céntrate en la idea y escribe con libertad.

Cuando pare el tiempo, ¡para de escribir! y lee todo aquello que hayas escrito, la idea está escondida en tus palabras sueltas.


Asociación de palabras
Asociar palabras puede traer a tu mente grandes ideas. Empieza escribiendo 3 o 4 palabras relevantes para tu problema a resolver. Por ejemplo, de "cómo hacer un vestido" escribe "patrón" "tela" "medidas".
Vuelve a poner en marcha el cronómetro y escribe debajo de cada palabra lo que se te ocurra. Cuando acabe el tiempo relee tus ideas y piensa en ellas.
Seguro que hay un tesoro en cada una de ellas.


Dilo en voz alta
Si eres más de hablar que de escribir, vamos a hacer lo mismo pero diciendo tus ideas en alto.
Por lo que en vez de utilizar papel y lápiz, vamos a utilizar una grabadora y el mismo cronómetro de antes.
Empieza a hablar. Da igual que tus frases sean inconexas o sin sentido, simplemente, di todo aquello que se te pase por la cabeza.
A los 15 minutos para el tiempo y escúchate.


Ayúdate de un amigo
Si no conseguís encontrar ninguna respuesta a vuestros problemas, únete a un amigo y que te cuente su problema e intenta resolverlo tu desde tu punto de vista, y viceversa, que él te diga, en tu situación lo que haría. A veces, ante nuestros problemas, no vemos ninguna salida, pero siempre tenemos una solución para los otros.
Quizás la solución que te de no sea la más óptima, pero puede hacerte pensar al respecto.


Haz un mapa mental
Coge un trozo de papel, el más grande que puedas, pero siempre que puedas manejar tu sólo. Y ten a mano, revistas, dibujos, imágenes, tijeras y pegamento.
Pega en el centro del papel la imagen o palabras del problema que quieras resolver, y a continuación completa el papel con todos los recortes, imágenes, símbolos... que identifiquen el problema, y te ayuden a solucionarlo.


Si no encuentras el problema, duerme
A veces, lo mejor que puedes hacer para resolver un problema es dormir.
Durmiendo, permites al subconsciente trabajar en el problema que te preocupa en el "yo consciente" y que no puedes solucionar. Para hacer bien este trabajo, deberías tener una pequeña libreta y un bolígrafo justo debajo de la cama.
En cuanto te vayas a dormir, empieza a plantearte el problema (el momento de vigilia, es en el que mayor número de ideas se nos vienen a la cabeza) y proponte solucionar el problema que tienes en mente justo en el momento en que te vayas a despertar.
En el momento en que te despiertes y antes de mover un sólo músculo para levantarte, coge la libreta y apunta todo lo que recuerdes. Es importante hacerlo justo antes de poner los músculos en marcha, ya que cuando se activa nuestro cuerpo, se borran los recuerdos que hemos tenido mientras dormíamos.


Moraleja
La mayoría de veces, no encontramos soluciones a nuestros problemas, porque no nos preguntamos la respuesta de estos.
Así que cuestiónate el problema y piensa las soluciones, seguro que terminas encontrándolas.


Post inspirado en: 7 Strategies to help students generate creative ideas

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Aprende un nuevo idioma: 6 trucos que te facilitarán el aprendizaje



Hacer del aprendizaje, un estilo de vida
Escoge palabras que sean fáciles de utilizar en tu día a día y que puedas meter en tus conversaciones diarias.

Ponte pequeñas metas
Sabemos que te gustaría sentarte y nada más ponerte en pie, tener pleno manejo del idioma estudiado. Pero como no va a ser así, debes simplificar el objetivo.
Todos los días debes ir poniéndote pequeñas metas y al superarlas sentirás que tu esfuerzo tiene recompensa. De esta forma, tendrás la motivación suficiente para ponerte en marcha todos los días, un poquito más. Por ejemplo, elige 30 palabras de un idioma, estúdialas, apréndetelas y utilízalas en tus conversaciones.

Utiliza este idioma en casa
Escuchando canciones, viendo la tele, y leyendo libros, por ejemplo, del idioma que estés aprendiendo, tu mente estará constantemente ejercitada y más preparada para utilizar el idioma. Cualquier oportunidad que tengas para practicar es buena idea, aunque te tengas que inventar un amigo imaginario extranjero, al que contarle lo que te sucedió hoy.

Deja que la tecnología te ayude
Con una pequeña modificación, como es la de cambiar el idioma de tu móvil, puede ayudarte a aprender nuevas palabras de inmediato.
Cambiar el idioma de tu ordenador, es sólo para los valientes.

Haz nuevos amigos
Interactuar con el idioma es la clave. Encuentra hablantes nativos en tu zona o busca amigos por mail extranjeros (o imaginarios extranjeros jeje) a los que contarle qué tal te fue el día y practiques tus 30 nuevas palabras.

No tengas miedo a cometer errores
Una de las barreras más comunes al practicar un idioma nuevo es el miedo a cometer errores. Pero no te preocupes, cualquier intento tuyo para comunicarte en otro idioma es una prueba de que lo estás intentando y te esfuerzas por aprender cada día un poco más.
Sé paciente. Cuanto más hables, más cerca estás de conseguir una fluidez similar a la nativa.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Libros de Autoayuda: 5 razones para leerlos aunque no los necesites

Aunque sabemos que la vida es corta, no lo reflejamos en nuestro día a día. Tenemos sueños que cumplir, pero poco hacemos al respecto. La inspiración, en muchas ocasiones, la podemos encontrar en un libro de autoayuda, un capítulo de camino al trabajo, 10 páginas por la mañana mientras desayunas… pueden cambiar cómo te ves a ti y al mundo que te rodea.



Te dejamos los beneficios de crear una rutina en la que leas un poco este tipo de libros:


1. Interpretas la vida de manera más positiva 

Leer estos libros todos los días significa repetir a tu cerebro palabras positivas y conceptos inspiradores. Te mantendrá con una actitud tranquila hacia los problemas, haciendo que tus capacidades se encuentren en un estado óptimo para encontrar soluciones.

2. Estarás inspirado para tomar buenas decisiones

Muchos libros de autoayuda llevan ejercicios incorporados que te harán pensar sobre las decisiones que tomas y los motivos por lo que lo haces.
Podrás realizar una evaluación honesta sobre tu vida, y podrás hacer los cambios que necesitas sin dejar de sentirte bien contigo mismo. Cuando eres consciente de los pensamientos que te llevan a realizar una acción, puedes eliminar tus pensamientos negativos y reemplazarlos por otros que te ayuden a tener una vida mejor, podrás elegir cómo transcurrirán tus días y comprobar que lo que haces funciona.

3. No mejorarás, ampliarás

La lectura de estos libros no mejorará tu vida. El objetivo es ampliar lo que tienes, no mejorar lo que creas que te falta.
Cada vez que abras el libro, hazlo como si de un mapa del tesoro se tratase, con ganas de descubrir el conocimiento que se encuentra oculto. Con esta actitud juguetona podrás explorar profundamente el libro.

4. Olvidarás tus limitaciones 

Empiezas a creer que puedes ser más, hacer más, saber más… Una ingesta diaria de palabras positivas pueden impulsarte a explorar tus capacidades y en qué lugar se encuentran tus limitaciones, las cuales puedes romper o hacer desaparecer. Esa es la mejor manera de hacerte más fuerte y mejor, conduciendo tu persona a lugares que no conocía y experimentar nuevas emociones.

5. Tus proyectos personales tendrán éxito 

Los pensamientos positivos, el encuentro de mejores opciones y decisiones hacen que estés hambriento hacia el crecimiento y la excelencia. Te sentirás capaz de realizar una visión de tu vida y elaborar un plan de acción que te lleve a dónde quieres ir. Los proyectos no tienen que ser necesariamente de tus estudios o trabajo, puedes abordar también tu vida personal.



En el comienzo de la lectura, es mejor leer al comienzo de cada día u otro momento anterior a situaciones complicadas, podrás ampliar tu creatividad, productividad, imagen positiva y tus capacidades.

martes, 7 de octubre de 2014

Memoriza más y mejor: 5 trucos para conseguirlo

A menudo, nos planteáis dudas sobre cuales son las formas más efectivas de recordar la lección, y la gran mayoría de vosotros piensa que haciendo locuras como no dormir o vivir pegados a un libro es la mejor manera.

Nada más lejos de la realidad.

Existen diferentes formas de estudio, que si bien no son tan intensas, si que son más fáciles de seguir y MÁS EFECTIVAS:


1. Cambia tu entorno
Los hábitos están muy bien, pero atontan a la persona y al cerebro.
Cambia tu mesa de estudio, o la mesa de la cocina, por nuevos espacios de la casa. Incluso vete fuera, no sólo la biblioteca, puede ser un lugar de estudio, un árbol del parque, una cafetería... lugares y cosas diferentes para relacionar la lección con algo.
Un nuevo escenario va a crear nuevas asociaciones y te hará más fácil recordar la nueva información.

2. Juega a ser profesor
Una forma de recordar la información recibida, es hablar sobre ello.
Cuando estudias, tienes toda esa información en tu cabeza durante un periodo de tiempo, pero tu cerebro no está obteniendo ningún tipo de estímulo para memorizar.
Contándole la lección a alguien, o diciendo lo estudiado en voz alta, te será mucho más sencillo memorizarlo.

3. Escribe
Escribiendo la lección, reforzarás el aprendizaje.
Cuando escribes, inmediatamente estás cambiando la forma de proyectar la información recibida. Tu cerebro recordará ese cambio.

4. Utiliza la técnica del "aprendizaje distribuido"
En un primer momento, puedes pensar que pasar largas horas delante de un libro, sin hacer nada más que leer y memorizar, es lo más productivo. Pero nada más lejos de la realidad. De esta manera, lo que haces es, gastar tu capacidad intelectual en mantener la concentración, lo que te hace perder energía de tu cerebro, para el proceso de aprendizaje.
Será mucho más productivo que utilices tres días estudiando 3 horas al día, que 9 horas, en un sólo día.
La repetición de la información en un intervalo de tiempo de unos días, envía la señal al cerebro de que debe retener la información.

5. Dormir es más importante de lo que piensas
Cuando te cansas, es que tu cerebro te está diciendo que ya ha tenido bastante. Así que duérmete, porque esto también forma parte del proceso de aprendizaje.
La primera mitad del ciclo de sueño ayuda a la retención de los hechos. El segundo medio, es importante para las habilidades matemáticas. Por lo que si tienes una prueba de historia o lenguaje, debes ir pronto a la cama para aprovechar al máximo la retención del sueño y, por supuesto, revisar la lección por la mañana. Si por el contrario, tienes una prueba de matemáticas o fórmulas físicas, lee la lección justo antes de dormir y descansa.
El sueño es la unidad de acabado del aprendizaje.

lunes, 22 de septiembre de 2014

8 tácticas comunes para motivar, que matan la motivación



Recompensar equivocadamente
Premiar una conducta equivocada puede ser contraproducente.
Para recompensar a alguien debes centrarte en los comportamientos productivos y que los resultados alcanzados sean los deseados.
Premiar a alguien porque sí, sólo sirve para asegurarte que estará de tu lado en el futuro pero, ¿significa esto que conseguirá las metas a alcanzar de manera más eficiente? No, no es así.

Tener unos objetivos poco claros (o inalcanzables)
La motivación requiere, en primer lugar, un objetivo ¿qué queremos lograr? Sin un objetivo claro, da igual la motivación, será ineficaz.
Tener metas inalcanzables, por otro lado, significa que incluso si lo haces para que una persona de lo mejor, siempre se quedará corto, lo que se traduce en lo contrario de la motivación: la desmoralización.

Amenazas y castigos
El castigo y las amenazas son unas de las formas más comunes para tratar de motivar a los demás, pero al contrario de lo que nos han hecho pensar, no funciona.
El castigo está diseñado para detener un comportamiento no deseado, pero no hace nada para motivar a la gente. El factor de motivación será el miedo que, a largo plazo, no será tan eficaz para alcanzar metas.
La lección: El castigo no es la motivación.

Usar términos como "yo" "mio" "conmigo"
La gente, quiere sentirse parte de lo que está haciendo y cuando esas personas no se conectan a la causa, la motivación y el rendimiento se quedan atrás también.
Por lo que hay que tener cuidado con el uso del " yo "," mío "y" conmigo "en cualquier comunicación, ya que si bien puede parecer inofensivo, se puede, indirectamente, echar por tierra el trabajo de otros.
Recuerda que no estás sólo en el mundo y que siempre necesitarás de otros.

Fijarse únicamente en lo negativo
Centrarse únicamente en los aspectos negativos y errores, puede desmoralizar al afectado. La mejor motivación es hacer hincapié en lo que se está haciendo bien y replantear las metas que deben cumplirse, utilizando siempre la crítica constructiva cuando se habla de cómo alcanzar esas metas. Debemos ser positivos, si queremos atraer cosas buenas.

No desvelar toda la información
Para conseguir motivación y éxito en un grupo de trabajo se necesita unidad. Mantener oculta información importante sólo produce desconfianza y confusión.
Una persona motivada, no sólo conoce los detalles de donde tienen que ir y por qué, sino también la forma en que vamos a llegar allí.
Teniendo el conocimiento y la creencia de que usted tiene una línea directa y abierta de comunicación, significa una mejor motivación.

Hablar de lo que quiero sin escuchar
¿Cómo se puede motivar efectivamente a nadie cuando no sabes su punto de vista o una circunstancia específica? Escuchar lo que te quieren decir, cuando se trata de motivar a alguien a título personal, será la forma más eficaz para que alguien se sienta con ganas de continuar y de mejorar

Descartar las ideas del resto
Si bien no todas las ideas son igual de geniales, eso no quiere decir que no valga la pena fomentar el esfuerzo y la iniciativa. Considerar y debatir todas las ideas significa, mantener la motivación para seguir desarrollando nuevas ideas. Si a alguien se le ocurre una idea que te haga pensar, no la descartes, habla sobre ello de manera constructiva y, luego, pide más ideas.


miércoles, 17 de septiembre de 2014

8 ideas que te ayudarán a encontrar tu carrera profesional ideal

"Encuentra un trabajo que te guste, y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida"

Esta frase es tan cierta, como difícil de llevar a cabo. No todo el mundo sabe lo que quiere hacer en su vida, o no le sabe sacar rentabilidad a lo que le gusta hacer, o simplemente tus padres tienen tu vida planeada a las mil maravillas, por lo que la gran mayoría termina eligiendo una carrera o un trabajo que no está hecho para él ¿Pero tu elección te hace feliz? ¿Eres consciente de que te vas a pasar la vida desempeñando ese trabajo?



A continuación, os planteo una lista de hasta ocho ideas para que podáis encontrar la carrera perfecta/trabajo perfecto para cada uno de vosotros.

Porque lo más importante en la vida, es despertarte cada mañana con ganas de hacer cosas que te llenen de felicidad.

1. ¿Qué es lo que más te llena de emoción o energía?
Lo primero que debes pensar es que tienes que escoger una carrera que te guste y que te haga disfrutar. ¿Hay algún trabajo que podrías hacer sin que te pagaran, simplemente porque te apasiona?
Si bien la pasión no es el único requisito para encontrar un trabajo, yo te diría que es algo esencial, aunque sólo sea porque la pasión es lo que nos mantiene en marcha, incluso en los momentos más difíciles.

2. ¿Qué se te da bien?
Pueden apasionarte diferentes cosas, pero no tienes porque ser buena en todas ellas. Piensa que es lo que se te da mejor hacer, ¿qué habilidades tienes?

3.  Prueba
Puedes hacer prácticas en una empresa del trabajo que te gustaría desarrollar, lógicamente no estará remunerado, pero sacarás dos importantes conclusiones tras la prueba, que te compensarán más que el dinero:
- Darte cuenta que te encanta y que quieres aprender sobre la materia, porque haciendo eso, es como quieres pasar tu vida
- Darte cuenta de que estabas equivocado y que ese trabajo no está hecho para ti

4. Hablar con expertos en la materia
Escuchar el testimonio y las experiencias de alguien experto en la materia, te dará una visión privilegiada para asegurarte si el camino seleccionado es el correcto.

5. Explora otras carreras
Todos conocemos las típicas profesiones como abogado, médico, profesor, policía, charcutero, panadero... Pero existen millones de trabajos genialmente remunerados y gratificantes a más no poder, que no son usuales y que quizás nunca hayas oído hablar de ellos, como puede ser programadora de ordenadores, probador de vino, cuidador de animales en un zoo....

6. Pregunta a la gente
La mejor manera de descubrir profesiones nuevas, o las de siempre pero vistas desde otra perspectiva, es hablando con diferentes personas y escuchando su propia experiencia. LinkedIn es la red perfecta para extraer información.

7. Aplica la fórmula (P + R + V)
Cuando hablo de la fórmula R+P+V hablo de Recompensa + Pasión + Valores. Por tu trabajo debes tener pasión, una grata recompensa y trabajar de acuerdo con tus valores. Cuando tienes estas tres cosas, puedes decir que has encontrado tu lugar en el mundo.

8. Se consciente de que tu carrera nunca será lineal, siempre habrá saltos, subidas y bajadas. 
Aunque lo planees todo a la perfección, la vida no es en linea recta. Siempre habrá aspectos que cambiarán, o querrás subir un escalón más, o simplemente la vida cambie y tu trabajo, tome otra vertiente diferente. Debes ser versátil y moverte dentro de un campo en el que te sientas cómodo y puedas adaptarte a los cambios con tranquilidad y facilidad.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Las 25 excusas más comunes por las cuales no perseguimos nuestros sueños

El mejor día de tu vida será aquel en el tomes la decisión de que tu vida es tuya. Ni disculpas ni excusas…La vida es un regalo, un viaje increíble y sólo tú eres el responsable de la calidad de la misma.

Cuando finalmente te empujas a hacer algo e inmediatamente te preguntas. ¿Por qué habré esperado tanto?
La satisfacción es mucho mayor que los miedos o el malestar. Eso es algo que no podemos saber nunca de antemano. Siempre tendremos las razones... esas que deben ser más fuertes que las excusas que te impidan hacer algo.

Te dejamos una recopilación de las 25 mejores excusas que te pondrás para no perseguir tu sueño. 

Memorízalas, grábalos en tu mente, para NO volver a repetirlas nunca, debes huir de cualquier comentario y pensamiento relacionado con estas excusas. Verás que cuando consigas enfrentarte a ellas, tu vida avanzará a un paso diez veces más acelerado, aprovecharás mejor tu tiempo, conseguirás ser más auténtico y te sentirás mejor contigo mismo.






Excusas sobre el tiempo 

    1. Estoy demasiado ocupado para hacer lo que me encanta. 
Saca tiempo de donde sea.

    2. No tengo tiempo para descubrir qué es lo que realmente me apasiona. 
¿Estas seguro que dirigir tu vida en esta dirección? Disfruta de la vida.

    3. Ya he invertido muchísimo tiempo en un camino distinto. 
Y más tiempo que invertirás si no comienzas el camino que te gustaría hoy mismo.

    4. Sí, lo haré algún día. 
No te engañes, el día es hoy.

    5. Es muy tarde para mí ahora. 
Nunca es tarde, y menos para perseguir tus sueños.


Excusas sobre el dinero 

    6. No tengo dinero para empezar. 
Busca inversores o alternativas.

    7. Necesito seguir ganando exactamente lo que gano ahora. 
No seas tan cómodo y cambia tus necesidades.

    8. No puedo hacer ningún cambio hasta que pague lo que debo.
Después de pagar unos préstamos y facturas, seguramente lleguen otros nuevos.

    9. Necesito contar con unos ahorros seguros antes de arriesgar.
Lo único que necesitas es tener más seguridad en ti mismo.

    10. ¿Qué pasa si no sale bien y no consigo ni recuperar la inversión? 
Si no lo intentas, de seguro que no pasará NADA.


Excusas sobre el conocimiento sobre el tema 

    11. No sé por dónde empezar. 
Te propongo empezar por el principio, muy poco a poco, y con algo que sepas hacer, por mínima que sea.

    12. No sé lo suficiente como para comenzar el proyecto. 
Tranquilo, se aprende por el camino.

    13. No soy lo suficiente listo como para tener éxito. 
Sí lo eres, y la mayoría de veces pueden más las ganas y el esfuerzo que la inteligencia que no se cultiva.

    14. No sé si puedo hacerlo. 
No hay duda, puedes.

    15. No soy un experto. 
Hoy puede que no, mañana lo serás, se paciente.


Excusas relacionadas con otras personas 

    16. Mis amigos no creo que puedan hacer eso. 
¿Has tratado de contar con ellos?

    17. Mis amigos y familia no deberían hacerlo. 
Si buscas tu felicidad, ¿por qué no deberían ayudarte? ¿Supone para ellos una razón de infelicidad?

    18. Tengo que centrarme en algunas personas que me necesitan. 
Tú también necesitas que esas personas te ayuden a conseguir tu sueño.

     19. No sé con quién hacer eso. 
¿Puedes hacerlo solo? En caso de necesitar ayuda, seguro que alguna personas de tu alrededor estará encantado de formar parte de tus metas.

    20. Todo es cuestión de si conoces a la gente apropiada, y no es mi caso. 
Todo es cuestión de esfuerzo, esas personas sólo son un paso más que tendrás que dar tú, algo más que habrás conseguido por ti mismo.


Excusas sobre la probabilidad 

    21. Probablemente no será un éxito. 
Reta a las estadísticas.

    22. Muchas personas lo han intentado y han fracasado. 
¡Genial! ¡Vaya oportunidad! Puedes ser el primero en triunfar.

    23. Sé que pasaré una larga época asustado e incómodo si lo intento. 
Se llaman sueños, no camino de rosas hacia la felicidad, perseguir tus sueños te costará muchas cosas.

    24. No estoy seguro si será la decisión correcta. 
¿Lo comprobamos? No será ni la primera vez ni la última que falles en algo.

    25. No hay garantías. 
Este es el precio de tus sueños. ¿Te arriesgas? Siempre merecerá la pena, si no consigues un sueño, ganas una experiencia que podrá llevarte a tener otros sueños y ambiciones.


Sólo tienes que coger la llave...



miércoles, 10 de septiembre de 2014

6 maneras de aumentar tu productividad por las mañanas

Aviso: Antes de intentar aumentar tu productividad debes asegurarte de entender por qué estás tratando de hacer esto. Si careces de motivación, tu mañana será mucho más difícil y serás mucho más propenso a abandonar tus tareas a mitad.



1. Prepara cosas la noche anterior
Si gastas algo de tiempo la noche anterior, preparando algunas cosas que necesitarás por la mañana, hará que tu día empiece de una manera más sencilla. Cosas como dejar la ropa que vas a usar, lista o el bolso hecho...
Cuantas menos cosas tengas que hacer por la mañana, el día se hará más cuesta abajo y tendrás más energía para otras tareas más importantes.

2. Despertarte en el momento adecuado
¿Te cuesta horrores despertarte por las mañanas? Quizá sea porque cuando suena tu despertador es el momento de "sueño profundo" para ti. Por eso odiamos tanto las mañanas, porque tenemos que despegarnos de las sabanas en el momento en que el sueño es más tranquilo y placentero.
Existen aplicaciones como "Sleep Cycle"que utiliza el sensor de movimiento de tu móvil para que éste te despierte cuando tu sueño se encuentra en el punto más ligero.

3. Un ducha de agua fría
Si es imposible pensar en una ducha de agua helada nada más abrir los ojos, empieza con el agua caliente durante un minuto y ve cambiando gradualmente la temperatura del agua, hasta que llegue a fría.
Las duchas de agua fría por la mañana tienen innumerables beneficios: aumento de energía, mejora la circulación de la sangre y la actividad de las glándulas, así como el reforzamiento de tu sistema inmunológico.

4. Desayunar bien
NUNCA, NUNCA, NUNCA empezar las mañanas con el estomago vacío. No sólo es la comida más apetecible del día (puedes comer todo lo que quieras!!) tiene efectos realmente positivos en tu productividad y en tu salud en general, nutriendo tu cerebro y tu cuerpo haciendo que seas más eficiente en todo lo que hagas

5. Disfruta de los momentos de tranquilidad
Las mañanas son el momento perfecto para esto. No hay nadie que te moleste, ni existen interrupciones que desvíen tu atención.
Las mañanas son un buen momento para hacer una planificación estratégica y otros trabajos que requieran un pensamiento profundo. ¡Aprovecha este momento para ti!

6. Esquematiza tus mañanas la noche anterior
¿Cuales son las 3 cosas que quieres hacer al día siguiente? Escríbelas y sigue el esquema por la mañana. Esto te mantendrá dentro del camino seleccionado y sacarás el máximo provecho a tus mañanas.

Lo más importante para rendir bien por las mañanas es irte a la cama a una hora decente y dormir con la mayor tranquilidad posible durante 7 horas... Así que ya sabes

lunes, 8 de septiembre de 2014

20 formas sutiles de preguntarle a tu hijo cómo le fue el día en el colegio

Llega un momento de la relación padre-hijo en el que cada pregunta que le realizas a tu pequeño, es contestada con un "Vale. Bien. No sé."

Así que a continuación escribiré una lista de 20 formas de preguntarle a tu hijo como le fue el día, para que al menos te responda con una frase completa.



NO hace falta plantearlas todas a la vez, ve guardándote una para cada día....


1. ¿Qué ha sido lo mejor/peor que ha ocurrido en el colegio hoy?

2. Dime una palabra nueva que aprendiste hoy.

3. ¿Cuál ha sido el momento más feliz en el día de hoy?

4. ¿Hay alguien de tu clase a quien no soportes?

5. ¿Qué palabra fue la que más utilizó tu profesor hoy?

6. ¿Cuál es la materia que más te gusta?

7. ¿Estás con las mismas personas en el recreo, que en clase?

8. Dime algo bueno que te sucedió hoy

9. ¿Recuerdas algún momento aburrido? ¿Cuál ha sido?

10. Si tu profesor me llamara esta noche... ¿qué me contaría de ti?

11. ¿Cuál es la palabra más rara que aprendiste hoy?

12. Cuéntame algo que te haya hecho reír a carcajadas

13. ¿Te has aburrido hoy?

14. ¿Sabrías decirme cuál es el lugar que más te gusta del colegio?

15. ¿Serviste de ayuda para alguien hoy?

16. Si apareciera una nave espacial y te dijera que sólo puedes llevarte a un compañero, ¿A quién escogerías?

17. ¿Qué comiste hoy?

18. ¿Quién es la persona con la que mejor te llevas de clase y porqué?

19. ¿Qué crees que deberías aprender o hacer más en el colegio?

20. Si mañana fueras tu el maestro, ¿qué asignatura darías?

martes, 2 de septiembre de 2014

Memoriza lo que has aprendido: 12 trucos que te ayudarán

Los investigadores estiman que perdemos el 90% de todo lo que aprendemos inmediatamente después de aprenderlo. El noventa por ciento....


Así que a continuación te muestro los 12 pasos a seguir para que te sea más fácil memorizar todo aquello que aprendiste.

1. Reconoce cómo se aprende
Los estudiantes no aprenden cómo aprender. Directamente nos arrojan hechos y cifras y nos piden que lo memoricemos.
No se habla sobre el proceso de aprendizaje y lo que sucede en este, cómo el cerebro convierte la información en memoria y cómo podemos recordarla.
Cada ejemplo de esta serie se refiere a todos y cada uno de los procesos de aprendizaje o la capacidad de recordar y como incorporando estas actividades en tu vida mejorarás tu capacidad de recordar.

2. Motivación
Cuando te interesa un tema, eres más propenso a recordar lo que has aprendido.
Motívate a ti mismo. Si coges un tema que te resulta atractivo, tendrás mayor probabilidad de recordarlo todo.
Aprender una tarea, engendra un deseo insaciable de aprender más, y tu hambre crece a medida que te das cuenta de lo mucho que hay que aprender en el mundo.
Por otro lado, si estás desmotivado para aprender algo, entonces tu cerebro, va a estar menos interesados y, por tanto, hay menos probabilidad de que lo recuerdes

3. Concentración
Cuando te encuentras cansado o distraído, entonces es muy difícil para tu mente convertir información en memoria.
Estableciendo un espacio tranquilo, sin distracciones, cuando estés en el proceso de aprendizaje, será más probable que recuerdes los detalles de lo aprendido.

4. Escuchar y leer, no son las mejores maneras de aprender
Con el fin de aprender algo bien, debes concentrarte, y mientras escuchas y/o lees la lección, no haces más que distraerte. Las actividades deben ser prácticas y, como humanos que somos, todo nuestro mejor aprendizaje proviene de los errores que cometemos.
Algunas de las mejores formas de aprender son las discusiones y la enseñanza en grupo.

5. Vuelve a repasar lo estudiado
Debes desafiar a tu mente para recordar lo que has aprendido. Esto te permite, no sólo saber que tu memoria funciona, sino también, mejorar la capacidad de convocar la información que has aprendido. Solución: estudiar de nuevo después de una hora, y una tercera vez después de 24 horas.
Como lo más probable es que olvides rápidamente lo aprendido, vuelve a estudiarlo en una hora. Después de pasar un día completo, es muy posible que te olvides de la información si no la revisas.

6. Tomar descansos
Divide tu aprendizaje, y dale a tu cuerpo y tu mente un poco tiempo para relajarse. Desafortunadamente cada persona es diferente, así que no hay un número exacto de minutos u horas que debes estudiar. En promedio, un individuo puede permanecer centrado en una tarea durante unos 45 minutos, por lo que este es un buen número para empezar. Para algunos, la duración de su tiempo de estudio puede ser incluso más largo. A medida que transcurre el proceso, presta atención a las señales físicas y mentales para afinar la duración de tu tiempo de aprendizaje. Ajusta tu tiempo de estudio en consecuencia.

7. Estudia antes de acostarte y nada más despertarte
El mejor momento para aprender, o revisar la información que has aprendido, es justo antes de irse a dormir y justo cuando te despiertas. En estos momentos tu cerebro segrega sustancias químicas que están diseñadas para hacer que tu memoria sea más concreta. En otros momentos del día, la mente está sobrecargada de información constante, por lo que no hay mucho espacio para nada nuevo.

8. Relacionar lo aprendido con lo conocido
El aprendizaje no es una actividad estática. Tu cerebro trata de hacer conexiones entre la información que estás aprendiendo y las cosas que ya sabes.
Una vez más, no basta con ver en los hechos y las cifras. Debes desarrollar un conocimiento práctico del proceso y de los detalles, proporcionando de este modo a tu cerebro un marco para el aprendizaje. Por otra parte, al conectar la información con lo que ya sabes, entonces tu mente recordará las similitudes particulares dentro del proceso.

9. Enseñar lo que has aprendido
Los profesores cometen errores. Cuando cometen un error, tienen que aprender a corregir el error. Y los errores son buenos.
Las investigaciones muestran que cuando se comete un error mientras enseñas, el proceso de volver atrás y revisar tu trabajo, te familiariza más con el proceso de la tarea.
Por otro lado, cuando el aprendizaje es duro, somos más propensos a recordar la información en un momento posterior.
Para enseñar, se necesita un nivel de concentración altísimo, además tu cerebro comienza su absorción de memoria en el momento de mayor engranaje. Por lo que contarle a otros lo aprendido, hace que recuerdes mejor la materia.

10. Repetir, Repetir, Repetir
Repitiendo una actividad, proceso o detalle ayudas a recuperar lo aprendido.
Si incorporas lo que deseas recordar en una actividad cotidiana, es mucho más probable que lo recuerdes. Por ejemplo, poner de contraseña del ordenador tu número de carnet de identidad, de esa manera tendrás siempre presente el número.

11. Hábitos de vida saludables
Tu salud mental, depende en gran medida de tu forma física y tu alimentación. Cada vez que estás hambriento o deshidratado, tu mente deambula por el mundo, o puedes entrar en "modo pánico" por el hambre. Por lo tanto, deberías mantener una dieta constante, evitando los alimentos que son altos en azúcar, no consumir demasiadas calorías, ya que puede hacer que te sientas lento.... En cambio, comer frutas, verduras y carnes magras mantienen tu cerebro sano.
Haz ejercicio regularmente. Un buen ejercicio cardiovascular mejora el flujo sanguíneo y el sistema inmunológico, que ayuda a restaurar tu energía mental para un mayor aprendizaje.

12. Reflexionar sobre lo aprendido 
Tan sólo 15 minutos de reflexión sobre lo que has aprendido al final del día, esto te dará más confianza en tu proceso de aprendizaje, ya que verás la capacidad que tienes de recordar lo aprendido y tendrás ganas de continuar aumentando tu aprendizaje

miércoles, 27 de agosto de 2014

23 Mentiras que cuentan películas sobre el instituto

"Un nuevo año escolar está a punto de comenzar, y vamos a mostraros algunas de las mentiras o mitos sobre el instituto que nos enseñan las películas, sobre todo las americanas, nos muestran cosas, situaciones o personajes que nunca llegarás a vivir en tus años de estudiante.
Con suerte, sólo tendrás que empezar el instituto una vez en la vida, podrás ir a la fiesta de graduación dos veces y nadie intentará que cambies de imagen. Sin embargo, en las películas siempre es el primer día de clase, se gradúan cada dos semanas, las chicas populares corren por los pasillos con el maquillaje en la mano en busca de una chica nueva a la que solucionarle la vida.
Al mismo tiempo un alivio y decepción descubrir que el instituto y la universidad no tienen nada que ver con lo que aparece en las películas."



1- Los populares y los nerds acaban saliendo juntos

Algunos quizás podrían llevarse bien, ser vecinos y amigos pero no se mezclarán en la escuela, no se reirán y mantendrán largas conversaciones sobre la vida, no irán a las mismas fiestas y desde luego, nunca se besarán.


2- Uno de los efectos de los brownies de marihuana no es bailar como un loco

No hay ninguna muestra que los escritores de ‘Nunca me han besado’ hayan estado alguna vez ni cerca de la marihuana.


3- Las reinas del baile nunca compartirían su corona

Ni las bandas de graduación. Suficiente duro han trabajado durante los años de instituto como para ir regalando trozos a cualquiera, no es el muro de Berlín, tampoco nadie quiere un trozo de corona ni se sentirá especial por ello.



4- Los nerds caben en las taquillas

Esos armarios engañan mucho.


5- Bill Murray no será tu amigo

Puede pasar cualquier cosa excepto que Bill Murray se convierta en tu amigo, como hace en la película ‘Academia Rushmore’ de Max Fischer.


6- Todos tus materiales de la universidad caben en una caja de cartón

En la mayoría de películas acaban con las ilusiones de que podamos empezar a rellenar de libros esas bonitas estanterías de madera antiguas que tendremos en nuestra casa para siempre.


7- Tendrás la oportunidad de recibir un cambio de imagen gratuito 

Las chicas más populares y guapas no hacen cambios de imagen. No moldean a una chica torpe para que sea divina e igual que ellas.


8- El amor lo encontrarás en el parking del instituto 

¿Te has fijado quién está allí? La persona de la que llevas enamorada los últimos 60 minutos está allí esperando para besarte.


9- Las diferencias entre grupos del instituto desaparecen en los castigos 

El lugar de castigos parece un tipo de cumbre intergrupal en el que todos se dan cuenta que son más parecidos de lo que pensaban, eso sí, siempre después de un cambio de imagen, y muchos bailes y besos.


10- Perderás tu virginidad en la graduación

La noche del baile o de la graduación es la típica en la que o acabas solo en tu casa o con muchísimas personas durmiendo en la misma habitación.



11- Si te fugas un día las clases, el director te perseguirá personalmente 

Esto es algo que pasa todos los días, el director se dedica a seguir a sus alumnos ausentes sin justificación o indicio de que debería hacerlo.


12- Lo único que te detiene de ser popular son las gafas 

Nada te hace más adorable que unas gafas bonitas. Por quitarte las gafas, no te convertirás en popular por arte de magia.


13- Conocerás a un dulce nerd que se convertirá en un novio adorable. 


14- Nadie lleva mochila 

¿Para que la necesitan? La mochila y libros están muy sobrevalorados.


15- Siempre tendrás dinero para gasolina 

En algún momento alguien deberá de escribir un guion en el que algún adolescente trate de gorronear dinero para gasolina, y sí, será terrible.




16- El ponche en el baile 

Una de las mayores mentiras que existen, no hay ponche ni en los bailes de fin de curso ni en las graduaciones. Y de los vasos ya… mejor ni hablamos.


17- Sólo tendrás una clase, que probablemente sea inglés 

Esta clase cambia vidas, y cuando lo haga, seguramente tu profesor será despedido. ¿Hola? No cambiará tu vida esa clase, ni tampoco despedirán a un profesor por ayudar a sus alumnos.


18- Un barril de cerveza es fácil de conseguir 

En la vida real, un pack de 6, los litros que quieras, patatas, golosinas, son fáciles de conseguir, pero hazme caso, un barril no lo es.


19- No hay deberes 

Si hubiese deberes, no habría tanto tiempo para bailar, enamorarse, cantar, conducir sin rumbo… La versión de las películas sobre el instituto es absolutamente perfecta. Además, no te preocupes, que si tienes deberes, será para hacerlos en casa de una amiga o para que aparezca tu amor a través de la ventana.



20- Tus compañeros de clase tendrán alrededor de 30 

Los actores suelen ser siempre mayores que los personajes, pero en algunas películas actores que tienen más de 30 interpretan a adolescentes. En tu caso, tendrán más o menos tu edad.


21- El tiempo entre una clase y otra es de horas 

En algunas ocasiones en el camino hacia una clase puede desarrollarse otra película.


22- Tu nuevo amor será el hermano feo de tu nuevo actual novio 

Esperamos que te quedes con el guapo, por mucho que el otro sea el rebelde.


23- Los deportistas y chulos serán los delegados de clase 

¿En serio? ¿Alguna vez te ha pasado?




¿Qué otras mentiras te han contado sobre el instituto las películas?

miércoles, 20 de agosto de 2014

6 pasos a seguir para ganar una batalla dialéctica

Tener discusiones es muy normal, ya que es imposible coincidir con los pensamientos, sentimientos y creencias de otra persona el 100%. Pero es cierto, que las peleas verbales nos producen un agotamiento emocional que no se puede comparar con nada.



Aunque soy de la opinión de que, a veces, la Paz es mejor que ganar una batalla, no está mal defender lo que realmente crees como bueno. Todos tenemos nuestra forma de ver las cosas, y mientras no llegue la sangre al rio, debemos darla a conocer.

Paso 1: Conoce los hechos
¿Nunca te ha sucedido? Justo en el momento en que estás enfurecido, haciendo una reclamación, te das cuenta de que no estas en lo cierto...
Antes de empezar la III Guerra Mundial, detente y pregúntate, ¿conozco todo acerca de lo que hablo? ¿lo que estoy diciendo es importante? ¿me estoy metiendo en un problema por una tontería? ¿merece la pena una pelea por esto?

Paso 2: Prepárate para el otro punto de vista
Aunque tu creas que estas en lo cierto, puede que tu compañero de discusión vea las cosas desde una perspectiva totalmente diferente.
Poniéndote en su lugar y viendo las cosas como él lo hace, tendrás más posibilidades de ganar. Mostrando empatía hacia el otro, bajarás la temperatura del debate y podréis entre los dos llegar a una solución.



Paso 3: Abre tu mente
Y si no puedes abrirla, debes dar esa sensación. Lo último que debes hacer es ponerte a la defensiva, porque no conseguirás más que seguir eternamente peleándote. Si das una solución reflexiva teniendo en cuenta lo que tu oponente dice, lo acercarás a ti y el conflicto se solucionará por sí mismo.

Paso 4: Mantén tus emociones a raya
Cuando pierdes los papeles, automáticamente haces que tu oponente aumente su ira y la pelea irá in crescendo.
Si muestras autocontrol, no sólo ganarás puntos, si no que incluso, puedes llegar a evitar la discusión.

Paso 5: Siempre hay solución
En medio de un festival de gritos, puede que la negatividad no te deje ver esto, pero si mantienes la esperanza de que todo conflicto tiene solución, solamente tendrás que encontrar las respuesta creativa para acabar con el problema.
Sé positivo y busca soluciones, no problemas.

Paso 6: Respetar siempre
Nunca insultar, nunca rebajar a tu oponente. Esa debe ser la regla general. Porque en una pelea no siempre hay un claro vencedor, ni nadie que tenga la verdad universal sobre el asunto.
Sólo sois dos personas dando vuestra opinión, así que si quieres seguir manteniendo una relación (del tipo que sea) con tu oponente, relájate.

Recuerda algo: Tener la última palabra en una discusión no siempre significa "ganar la batalla". En una pelea nadie gana, tenlo en cuenta.

lunes, 21 de julio de 2014

Consejos para aumentar la eficacia de los niños y jóvenes

¿Cómo lograr que los niños hagan un esfuerzo y sean perseverantes con los deberes, los exámenes y rindan mejor?

La eficacia es la creencia en las capacidades que cada persona tiene para lograr un objetivo. Los estudiantes eficaces son más propensos a desafiarse o probarse a sí mismo con sus tareas.

Los estudiantes ponen un alto grado de esfuerzo para cumplir con sus objetivos y atribuyen los fracasos a cosas que se encuentran bajo su control en lugar de culpar a factores externos. Las personas eficaces también tienen la capacidad de recuperarse rápidamente de los reveses y en última instancia, altas posibilidades de lograr sus objetivos personales.



Los que tienen baja autoeficacia, por el contrario, tienen la creencia de que no pueden tener éxito y por lo tanto son menos propensos a hacer grandes esfuerzos por sus metas, por lo tanto consideran las tareas difíciles como amenazas que deben ser evitadas. Por lo tanto, las personas de autoeficacia tienen pocas aspiraciones respecto al rendimiento académico, se decepcionan y comienzan un ciclo de retroalimentación negativo.

Ser altamente eficaz es igual a tener la voluntad y el deseo de perseverar. El mayor predictor del éxito no es el coeficiente intelectual o el talento, sino un nivel alto de perseverancia.

¿Se puede educar y enseñar para que la eficacia mejore? Sí, los siguientes factores ayudan al aumento de eficacia y perseverancia en los estudiantes.

Los estudiantes necesitan experimentar lo que es luchar por algo o alguien, cuando los estudiantes tienen dificultades con una tarea difícil, deben resistir la tentación de lanzarse en picado y lo salven, tienen que tomarlo como parte del aprendizaje:


  • Estímulo a los estudiantes mediante la palabra. 
  • Enseñar estrategias para superar la frustración 
  • Cuando sea posible, ofrecerles varias oportunidades de volver a intentar un trabajo que no les ha salido bien. 


Una clase es un lugar en el que se valora algo más que los deberes y exámenes, también permite que los estudiantes se sientan seguros de tomar decisiones académicas, tales como la expresión de pensamientos creativos, estrategias e ideas. Los estudiantes también necesitan ver y escuchar ejemplos de éxito que surgieron de varios intentos fallidos, ya se trate de historias famosas o experiencias personales.

Hay que darles la oportunidad de que consigan cosas que piensan que están fuera de su alcance, necesitan oportunidades de aprendizaje que estén un poco más allá de su nivel actual de conocimiento.

En los proyectos basados en el aprendizaje, los estudiantes tienen que aprender unos conocimientos necesarios intermedios para ser perseverantes a largo plazo y logren sus objetivos. Ejemplos: ¿Cómo afecta el clima al tipo de alimentación?, ¿Cómo podría haberse evitado la guerra civil? Son preguntas que quizás no sean directas con el tema en cuestión que debes presentar o estudiar para un examen, pero te ayudan a comprenderlo mejor, y sobre todo a poder dar tu opinión personal.

Un buen maestro debe reflexionar con sus alumnos sobre su progreso y discutir sus mejoras honestamente, según la evaluación que el profesor realice, los objetivos y métodos de aprendizaje.

Una de las mejores maneras de ayudar a los estudiantes es que quieran participar en el establecimiento de sus propios objetivos. No sólo aprenden más, sino que la motivación para la persecución de los objetivos, aumenta, al igual que su capacidad de auto-evaluación y auto-regulación y desempeño en el aula.

Cuando los estudiantes construyen metas claras, plazos fijos para el logro de los objetivos, acciones y estrategias, obtienen puntuaciones más altas en los exámenes, menos incidentes de mal comportamiento y una salud mental más positiva.

La capacidad y la competencia crecen con el esfuerzo. La mentalidad de crecimiento es fundamental, la tenacidad y la perseverancia en las actividades académicas, ya que se sabe por diversos estudios que los estudiantes son más propensos a persistir a través de retos académicos cundo creen que el esfuerzo les hará más inteligentes y les acercarán al éxito.

Conclusión: Podemos mejorar el éxito académico de nuestros estudiantes, aumentando su perseverancia y eficacia.

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver